Puertos ningunea al ministerio y su dictamen sobre el Molinar

Al Club Marítimo Molinar de Levante, fundado en 1917 y el más antiguo de Baleares, le ha salido un aliado de excepción. Y justo cuando más lo necesitaba, en un momento en el que lucha por su supervivencia, a contracorriente de las instituciones y algunas asociaciones vecinales. Después de un verano más que agitado, en el que la Autoridad Portuaria de Baleares (APB) dejó claras sus intenciones de no permitir grandes proyectos de reforma o renovación en las instalaciones, además de anunciar que asumiría su gestión a corto plazo, los responsables del club han encontrado en el ámbito nacional el apoyo que les está faltando a nivel regional y local.

Se trata del Ministerio de Medio Ambiente, que acaba de posicionarse a favor del proyecto de ampliación ideado por los actuales gestores del Club Molinar. Lo ha hecho a través de una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) cuya resolución, a la que ha tenido acceso EL MUNDO / El Día de Baleares, no deja lugar a las dudas. En un documento de 25 folios en el que analiza pormenorizadamente las intenciones del club, concluye que es «favorable a la realización del proyecto de remodelación y mejora de las instalaciones del Club Marítimo Molinar de Levante». Y aún va más allá, ya que considera que esta obra «no producirá impactos adversos significativos».

Unas conclusiones que van justo en la línea contraria que los argumentos esgrimidos por la APB este pasado verano, cuando reveló también que no accedería a renovar la concesión del club, que finaliza en marzo de 2018. El ente público afirmó entonces que el proyecto ideado por los gestores del Molinar no era «el adecuado porque incorpora nuevas superficies ganadas al mar y genera un gran número de nuevos amarres de mayores dimensiones», lo que encendió los ánimos entre los usuarios de este club. Y añadía que esta reforma «no responde a la demanda social existente».

Sin embargo, el Ministerio de Medio Ambiente, en una resolución fechada el pasado día 17 de octubre añade más presión al asunto, ya que da el visto bueno a la ampliación y afirma que no producirá «impactos adversos», contrariamente a las tesis defendidas tanto por la APB como por el Ayuntamiento de Palma y la asociación Al Molinar Port Petit. Ésta última organización vecinal (la única de las 13 que tiene el barrio que se opone al proyecto) había comentado recientemente que había detectado «graves deficiencias» en el estudio de impacto ambiental de la ampliación, aunque a juzgar por lo que dice el documento, no han sido suficientes como para tumbar la DIA.

Aunque eso sí, Medio Ambiente matiza en su escrito que considera la DIA favorable «siempre y cuando se realice la alternativa especificada» por los gestores del club. Es decir, el segundo proyecto que idearon, mucho menos invasivo con el entorno y que prevé pasar de 120 amarres a 220, lo que supone un incremento porcentural del número de amarres en la bahía de Palma del 1,72% únicamente.

Por último, el ministerio alaba la labor de los gestores del club y considera que han realizado «una valoración adecuada de las potenciales afecciones sobre el medio ambiente», para lo que se apoyaron en trabajos de campo y «en estudios complementarios elaborados por expertos» en distintas materias. Unos informes que, según reza la DIA, la propia comisión de Medio Ambiente del Govern balear califica de alta calidad técnica.

Además, prosigue el informe, el proyecto presentado por los gestores del club Molinar consigue sus objetivos de «mejorar la seguirdad de navegación, resolver los problemas de aterramiento y permitir un puerto compatible con la actual normativa portuaria». Y destaca también entre sus argumentos que las instalaciones que surgirían fruto de la remodelación presentada, serían «ambientalmente más eficientes» que las actuales.

La APB dice que el resultado de la DIA “no es determinante”

A la Autoridad Portuaria de Baleares (APB) no le ha gustado nada que la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) del Ministerio de Medio Ambiente sobre el proyecto de reforma del Club Marítimo Molinar sea favorable. Menos aún que considere que «no producirá impactos adversos» en el entorno, tal y como informó ayer EL MUNDO/El Día de Baleares. El ente público lleva meses defendiendo lo contrario y reaccionó ayer asegurando que aunque todavía no dispone de la resolución, será su Consejo de Administración el organismo que tomará la decisión final. A pesar de que más de tres meses después, el asunto todavía no ha entrado en el orden del día.

Puertos quitó así importancia ayer al dictamen de Medio Ambiente -pese a que es un paso clave en el procedimiento legal para la reforma del Molinar- y lo ninguneó en un comunicado remitido a los medios, al decir que «es un trámite más de este proceso administrativo, pero no es determinante en caso de que sea favorable a la ampliación». La APB anunció que una vez que disponga de la declaración de impacto ambiental, ésta se incorporará al expediente junto al resto de documentación presentada para la solicitud de ampliación de plazo de la concesión.

A continuación, continúa la nota, procederá a la valoración en conjunto de los informes y alegaciones presentados y elevará a su Consejo de Administración la decisión en torno a la ampliación de la concesión. Eso sí, en la próxima reunión del consejo ni siquiera está en el orden del día.

Otras instituciones y organizaciones que se han manifestado en los últimos meses en contra del proyecto de los gestores del club también se posicionaron ayer tras conocer la valoración del ministerio. La plataforma Al Molinar port petit indicó que la resolución favorable «no da, de ninguna manera, carta blanca para la construcción de un nuevo puerto». Aunque admitió que lo «deseable hubiera sido una resolución negativa que paralizara el proyecto inmediatamente, no significa que los promotores tengan vía libre para acometer ninguna ampliación».

Y mostró su sorpresa ya que la semana pasada una representación de la campaña se desplazó a Madrid para ver el expediente y concluyó que había informes técnicos suficientes como para no dar por favorable el informe de impacto ambiental.

El Ayuntamiento de Palma, en boca de su concejal de Urbanismo, Antoni Noguera (Més) también opinó sobre el asunto y aseguró en declaraciones a la Cadena SER que «el proyecto de ampliación no se llevará a cabo», aunque no explicó cómo piensa pararlo. Unas declaraciones que causaron indignación entre los gestores del club ya que consideran que el aval de Medio Ambiente es más que suficiente para demostrar que su proyecto no atenta contra el entorno. E invitan a Noguera a hacer público cualquier informe que pueda tener que indique lo contrario.

La APB tomará la decisión final

La Autoridad Portuaria de Baleares (APB) ha aclarado que su Consejo de Administración será el organismo que tomará la decisión final.

“Esto supondría una filtración informativa si se confirma, tal y como publican hoy varios medios de comunicación, que el contenido de este informe ha sido entregado ya al club marítimo”, apunta respecto a esta información adelantada por EL MUNDO.

Autoridad Portuaria indica que una vez que disponga de la declaración de impacto ambiental, ésta se incorporará al expediente junto al resto de documentación presentada para la solicitud de ampliación de plazo de la concesión, informa Europa Press.

A continuación, explica, la APB procederá a la valoración en conjunto de los informes y alegaciones presentados y elevará a su Consejo de Administración la decisión en torno a la ampliación de la concesión.

El club marítimo Molinar presentó en 2014 la solicitud de ampliación de plazo y prórroga de su concesión, que finaliza en marzo de 2018, en un proceso que se enmarca dentro de la ley.

Por su parte, la plataforma Al Molinar port petit indica en una nota de prensa que la resolución favorable del estudio de impacto ambiental del proyecto de ampliación del puerto “no da, de ninguna manera, carta blanca para la construcción de un nuevo puerto”.

“No significa que los promotores tengan vía libre para acometer ninguna ampliación”, señala.

La plataforma admite que se trata de un paso más dentro de la tramitación del expediente administrativo y que lo “deseable hubiera sido una resolución negativa que paralice el proyecto inmediatamente”.

Las entidades que conforman la campaña “Al Molinar, Port Petit”, queremos, en cualquier caso, expresar nuestra sorpresa ya que la semana pasada una representación de la campaña se desplazó a Madrid para visitar in situ el expediente y concluyó que hay informes técnicos suficientes como para no dar por favorable el informe de impacto ambiental”, añade la plataforma.

 

EL MUNDO

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *