Licitan 60 mdp para primera etapa del puerto marítimo en Mazatlán

Luego de años de mantenerse como una promesa incumplida, en los primeros días de abril se adjudicó el primer contrato de obra pública del proyecto integral para la remodelación y ampliación del puerto marítimo en Mazatlán.

Se trata de un contrato por 60 millones 179 mil 896 pesos para la reparación del Rompeolas El Crestón en Mazatlán, el cual fue ganado por Obras Civiles y Marítimas SA de CV, Calzada Construcciones SA de CV y Construcciones y Dragados del Sureste SA de CV, un grupo empresarial formado por empresarios de Colima, Villa Hermosa, Tabasco y la Ciudad de México.

El concurso fue lanzado el 6 de marzo por la Administración Portuaria Integral de Mazatlán, dependiente de la Secretaría de Comunicación y Transportes, a través de la plataforma federal Compranet y presidido por el gerente de operaciones e ingeniería de API, Pedro Lino Muñoz Ciurana.

No es el primer concurso que se convoca para la misma obra. Unos meses antes, el primer concurso fue declarado desierto.

En octubre de 2016, la remodelación del rompeolas fue concursada a través de la licitación LO-009J2T002-E13-2016, la cual reunió a 14 empresas y grupos empresariales con propuestas conjuntas, entre ellos el actual ganador.

En aquel entonces, la propuesta conjunta por el grupo empresarial fue por 71 millones 761 mil pesos, casi 11 millones más de lo propuesto en abril de este año.

De acuerdo con el procedimiento de licitación que se encuentra disponible en el portal web Compranet, el 2 de diciembre de 2016 la primera licitación fue declarada desierta debido a que los concursantes no tenían la experiencia requerida para el tipo de obra, no contaban con recursos suficientes o no cumplían con los requisitos técnicos y materiales para el trabajo.

En ese concurso, Obras Civiles y Marítimas SA de CV, Calzada Construcciones SA de CV y Construcciones y Dragados del Sureste SA de CV no logró ganar el contrato debido a que señaló que utilizaría un tipo de material diferente al requerido.

A pesar de que logró el puntaje más alto de entre los 14 participantes, la propuesta conjunta no alcanzó los 37 puntos requeridos y la licitación se declaró desierta.

Meses más tarde, en marzo de 2017 se lanzó de nueva cuenta el concurso LO-009J2T002-E2-2017 y a éste se registraron nueve participantes.

Para el 6 de abril se declaró ganador a Obras Civiles y Marítimas SA de CV, Calzada Construcciones SA de CV y Construcciones y Dragados del Sureste SA de CV, la cual presentó una de las propuestas económicas más bajas y alcanzó el puntaje requerido.

Según se establece en el acta de fallo, los empresarios deberán realizar la obra en 243 días, iniciando el 14 de abril de 2017, y el contrato sería firmado el 12 de abril del año en curso.

Promesa a paso lento

Desde 2013, luego de la inauguración de la carretera Mazatlán Durango, se trazó como siguiente objetivo el Proyecto Integral de Ampliación y Reordenamiento del Puerto de Mazatlán para recibir embarcaciones de gran calado, lo que permitiría fortalecer la conectividad e impulsar la producción y transporte de mercancías hacia Estados Unidos y la zona norte del país, a través del corredor económico Mazatlán – Durango – Matamoros.

Sin embargo, la falta de recursos para detonar las obras ha sido una de las grandes debilidades del proyecto, el cual no había logrado ejecutarse desde 2013, año en el que se dio el banderazo de inicio del dragado del canal de navegación, pero nunca se concluyó.

El pasado 7 de marzo, el coordinador general de Puertos y Marina Mercante de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Guillermo Ruiz de Teresa, anunció de nueva cuenta la concreción del proyecto. Esta vez se trata de una inversión de mil 300 millones de pesos para lograr la remodelación y ampliación integral del puerto marítimo.

Según los anexos de la licitación, la reparación y reforzamiento del rompeolas consiste en la rehabilitación de piezas de concreto entre 10 y 18 toneladas de peso que se ubican a lo largo de 442 metros de longitud entre el cerro El Crestón y la Isla Chivos. Las piezas actuales que operan como rompeolas datan de 60 años.

Rio Doce

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *