Administradores de puertos de todo el país pedirán reducción de impuestos

Los presidentes de todas los puertos del país se reunieron en la Administración Portuaria Puerto Madryn (APPM), para llevar a cabo la reunión mensual del Consejo Portuario Argentino (CPA), encuentro en el que se debatieron distintos temas y cuestiones tanto individuales como generales; por ejemplo, la necesidad de disminuir la presión impositiva para mejorar la competitividad de la actividad y, en el caso de Puerto Madryn, la designación de un médico de frontera, ausente desde hace varios años, y el mejoramiento en la dinámica de trámites con el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).

Al respecto, el titular de la APPM, ingeniero Osvaldo Sala, remarcó que el Consejo Portuario Argentino está integrado tanto por representantes de puertos marítimos como así también “de puertos fluviales de todo el país, porque llega hasta el norte y atiende a todos los puertos argentinos”.
La jornada, en la que los asistentes por parte de las diferentes administraciones portuarias del país no brindaron notas a la prensa, excepto el titular de la APPM, comenzó a las 13 horas y se desarrolló hasta, aproximadamente, las 19, constituyéndose como un único encuentro a celebrarse en la ciudad costera.

Uno de los temas más preocupantes a nivel marítimo es la Ley de Marina Mercante o “ley de promoción de la industria naval y la marina mercante”, la cual quedó “cajoneada” por tiempo indefinido, luego de que el bloque de diputados nacionales de Cambiemos no diera quórum en la Sesión Ordinaria en la que se trataría el proyecto, que ya había tenido el aval de la Cámara Alta.

Sin médico de frontera en Madryn

Sala sostuvo que se debatieron “los temas previstos y otros que surgieron durante el curso de la reunión” y precisó que “avanzamos en lo que hemos ido, cada uno, resolviendo sobre el transporte de cabotaje, que es un tema que nos importa a los sureños, además de temas aduaneros, que nos importa al cien por cien de quienes estamos acá”, agregando otras cuestiones como “las de logística y de bajar los costos impositivos, algo que nos compete a todos los presentes, además del objetivo de abaratar los trámites de comercio exterior”.

Una vez consolidado el tratamiento de dichos tópicos, “cada uno plantea su experiencia y después se toma una conclusión, la cual el presidente (del Consejo Portuario Argentino) resuelve ante el Ministerio de Transporte de la Nación, o bien el Subsecretario de Transporte Marítimo, siempre calzándolo en el área que corresponde”.

Por otro lado, remarcó que “nosotros vamos a insistir en la designación del médico (de frontera) del cual este puerto carece desde hace muchísimos años” y, si bien no especificó el motivo por el cual desde hace tiempo dicha figura no está presente en el puerto, comentó que “hay casos en los que viene un médico de Bahía Blanca y otros donde a los cruceros los atiende un médico de San Antonio Oeste; es inimaginable que Puerto Madryn no tenga la presencia permanente de un médico, como lo exigen los cruceros y algún otro tipo de mercante”.

Mejora de trámites con Senasa

Además, sostuvo que “insistiremos con algunas necesidades que tenemos con el Senasa en este muelle, para agilizar algunos trámites” y añadió que “generalmente, cuando tenemos que hacer las reuniones, siempre surgen las inquietudes que nosotros recibimos de las agencias marítimas, de los exportadores, las planteamos acá y eso produce, en algún otro administrador, una situación similar o parecida que desencadena el hecho de que el tema pueda generalizarse a más de una situación, dando lugar a un tema que no es de un solo puerto, sino una experiencia que se repite en otros lugares; esto es lo importante de estas reuniones, donde están todos los (representantes de los) puertos”.

Consultado sobre el balance sobre los temas tratados y sus respectivas resoluciones, a realizarse en la próxima reunión del Consejo Portuario Argentino, Sala explicó que “en el próximo encuentro, el Presidente rendirá cuentas de las gestiones realizadas ante las autoridades, y siempre tenemos un grado de avance”.

Menos impuestos a los puertos

Durante la jornada celebrada en la APPM, el titular del CPA explicó “lo que realizó en los últimos 15 o 20 días, en qué estado se avanzó; por ejemplo, hemos logrado que, en la aduana, el Jefe de Gabinete de la Nación haya designado un funcionario, por debajo del administrador de la misma, que va a atender todos los reclamos de la autoridad del Consejo Portuario Argentino, ya que le Jefe de Gabinete está muy interesado en que se solucionen los problemas para que se agilicen los trámites de los puertos en el país, para bajar los costos de exportación” y puso en relieve que “esto es un éxito, que no lo hubiéramos imaginado el año pasado, y fue fruto de tantos reclamos y presentaciones, por lo que es más que importante que se haya logrado”.

La Ley de Marina Mercante, pendiente

En el marco del encuentro realizado en Puerto Madryn, no trascendió si los presentes debatieron lo ocurrido con la Ley de Marina Mercante, la cual proponía mejorar la competitividad de la misma y que obtuvo el visto bueno de la Cámara de Senadores, pero cuyo tratamiento en la Cámara de Diputados se vio impedido por falta de quórum de los legisladores del bloque oficialista.

Dicho proyecto, cuyo tratamiento en el recinto quedaría pendiente por tiempo indefinido, preveía aumentar y consolidar la participación de la flota mercante argentina en los fletes de cabotaje nacional, tráficos bilaterales y multilaterales así como la Hidrovía, además de generar, consecuentemente, puestos de trabajo asegurando el empleo de tripulaciones argentinas.

Por otro lado, proponía fomentar la incorporación de buques y artefactos navales de fabricación nacional a la Marina Mercante argentina.
Actualmente, Paraguay cuenta con una flota fluvial de 2.600 barcazas y 200 remolcadores, constituyéndose como la tercera mayor flota fluvial del mundo después de las de China y Estados Unidos, ascendiendo, de este modo, la participación de la bandera paraguaya en el transporte de mercaderías por la Hidrovía al 87 por ciento, en tanto que la participación argentina es de solo el 3 por ciento, mientras que la participación boliviana la duplica con un 6 por ciento.

Hace casi tres décadas, la participación argentina en la Hidrovía llegaba al 70 por ciento, al tiempo que la flota paraguaya contaba con tan solo cuatro unidades.

Consecuencias de la “hegemonía” paraguaya

De este modo, la proliferación de barcazas y remolcadores paraguayos en la Hidrovía deja a la vista las asimetrías que existen, entre dicho país y Argentina, en el ámbito fiscal.

Por ejemplo, actualmente los armadores navales en Argentina deben pagar 47 por ciento en concepto de cargas sociales por las tripulaciones, mientras que en Paraguay pagan solo un 26 por ciento, es decir, casi la mitad; por otra parte, los armadores navales en nuestro país pagan un 35 por ciento de Impuesto a las Ganancias y un 21 por ciento de IVA, al tiempo que en Paraguay dichos impuestos ascienden a un mero 10 por ciento.

En tercer lugar, en Argentina, los armadores navales pagan impuesto a los combustibles, mientras que los buques con bandera paraguaya se encuentran “libres de impuestos” cuando cargan combustible en Argentina.

A su vez, en contraposición a la poca participación de los buques argentinos en la Hidrovía, el empleo de miles de camiones mensuales para el transporte mercadería desde las ciudades de la región patagónica y hacia ellas, implica, en parte, una mayor contaminación, el desgaste de las rutas, muchas en mal estado desde hace años, así como también el incremento en la cifra de accidentes viales y el congestionamiento del tránsito.

 

El Diario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *