Las obras de dragado en los puertos de Cantabria comenzarán en enero

0

Las obras de dragado en los puertos pesqueros de Cantabria comenzarán en enero. El Gobierno dará respuesta así a una de las principales demandas de las cofradías de pescadores de la región, cuyos miembros afirman estar «desesperados» ante la ausencia de este tipo de actuaciones.

Las cofradías hablan de una situación «límite», que provoca que las embarcaciones solo puedan entrar o salir dependiendo de si les cuadra una buena marea, lo que provoca una «importante pérdida económica», al no poder vender en sus cofradías las piezas capturadas y tener que desembarcarlas en otros puertos, además de perder barcos llegados de otras comunidades, «porque no se atreven a entrar en los nuestros por miedo a quedarse varados».

Desde la Consejería de Obras Públicas, responsable de los dragados, se asegura que los trabajos comenzarán en enero, una vez se resuelva el concurso de los mismos en los próximos días. Para ello se emplearán embarcaciones de succión de distintos tamaños.

El compromiso, según afirman fuentes de la Consejería, es de dragar los puertos más problemáticos, como Santoña, antes del inicio de la próxima campaña de pesca, es decir, «antes de febrero, que es cuando normalmente empieza la campaña del verdel». En la actualidad, la Mesa de Contratación está valorando las diferentes ofertas que se han presentado al concurso de adjudicación de los trabajos de dragado. Desde Obras Públicas confían en que en un plazo de aproximadamente tres semanas pueda estar adjudicado.

Los representantes de las cofradías de Colindres, Santoña, Suances y San Vicente de la Barquera, Óscar Gutiérrez (secretario), Miguel Fernández (patrón mayor), José Antonio González (patrón mayor) y Emilio Bustamante (patrón mayor), respectivamente, coinciden en afirmar que «los dragados que se proponen, al igual que los hechos en los últimos años, no sirven para nada. Es tirar el dinero».

Sin embargo, según el Plan de Dragados del Gobierno regional, estos se incrementarán «un 30% respecto a la situación que había anteriormente». Pero a Gutiérrez no le parece suficiente, ya que, según apunta, «van a dragar una profundidad máxima de dos metros y medio. Nuestros barcos tienen calados de cuatro y cinco metros. Como vayan un poco cargados, tocan fondo. Tanto a Puertos del Estado como a la Consejería ya les hemos dicho que como mínimo necesitamos que se drague hasta cuatro metros».

Lo mismo sucede en Santoña: «Nosotros necesitamos que se actúe con más profundidad sobre una zona muy concreta, la que va entre la plaza de toros y la dársena del puerto». «La están matando -asegura Fernández- y todo por culpa de la arena que trajeron para paliar los problemas que los temporales provocaban sobre la playa de El Puntal de Laredo». En este sentido, asegura que la duna flotante que montaron se ha ido desparramando, provocando pequeñas dunas a la largo de toda la bahía. «Como te desvíes un poco, tocas fondo. Aquí llegan barcos de tres y cuatro millones de euros y no se puede jugar ello». Así, considera que «al Estado o al Gobierno regional les compensaría invertir una buena cantidad de dinero en un gran plan de dragado que solucione nuestros problemas de una vez. Así que si no quieren que las embarcaciones de otras comunidades se nos vayan, que espabilen».

En San Vicente el problema es otro. «Lo nuestro tiene que ver con las piedras de la barra de entrada, que hacen sumamente peligroso meterse en nuestro puerto. Con bajamar o marejada, con el sube y baja de los barcos, puedes dar con el casco y provocar una avería muy gorda, así que los barcos no entran por miedo». La costera del bocarte de este año «podría haber sido el doble» si no hubiera existido este problema. «Da igual quién gobierne, porque a nadie parece preocuparle que este puerto se recupere. Siempre contestan lo mismo: que no hay dinero, pero si arreglan esta situación, lo invertido se recuperaría sin duda», sentencia.

Sin embargo, desde el Ejecutivo se asegura «que se están planteando otras actuaciones, como la profundización en los fondos rocosos en el canal de acceso al puerto de San Vicente de la Barquera». Además, durante el mes de noviembre, se han colocado dos boyas para delimitar el canal de acceso al puerto «para reducir la posibilidad de encallamiento de embarcaciones en la entrada al mismo. También se está trabajando para colocar otras dos boyas próximamente».

Espigón en Suances

Por su parte, el patrón mayor de Suances insiste en su reivindicación de la necesidad de construir un espigón, de unos 250 metros, en la zona de la Punta del Dichoso, en dirección a la Isla de los Ratones, «a unos 150 metros de distancia del actual, para proteger como es debido la entrada al puerto. Así la mar rompería más lejos y no tan cerca del puerto, que supone un peligro terrible», afirmó. El Gobierno dice que también lo está estudiando.

La Consejería asegura que está intentado agilizar por todos los medios la adjudicación del contrato de dragado. «El problema es que el anterior concluyó en agosto y no se entiende la no realización, por parte del anterior Ejecutivo, de los trámites para que uno nuevo lo hubiera sustituido de forma inmediata». Pero también se advierte de que hay algunos puertos, como el de Colindres, que están afectados por el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN), por lo que existe una limitación en el volumen máximo a dragar.

El Diario Montañes

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.