Puerto Cortés apuesta a ser la terminal del CA4

0

La Operadora Portuaria Centroamericana (OPC), empresa concesionaria de Puerto Cortés en el caribe hondureño, visualiza llegar a ser el punto de salida al Atlántico para todo el CA-4 (Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua). Es por esto que actualmente poseen un proyecto de ampliación, en donde se alcanzarán 550 metros de nuevo muelle y una capacidad total de 1.8 millones de contenedores al año.

El monto de este proyecto forma parte de la inversión total que OPC llevará a cabo en los primeros 10 años de operación, la cual asciende a 264 millones de dólares, cantidad que esta comprometida a inversión; es decir, si al final de la operación se invirtió menos, el restante será entregado al gobierno hondureño.

Mariano Turnes, director general de OPC, considera que parte del objetivo es ofrecer servicios que sean altamente eficientes, y que conviertan a Puerto Cortés en la principal terminal portuaria para exportadores del CA-4.

Mencionó que previo al involucramiento de OPC, la Empresa Nacional Portuaria (ENP) era el administrador del puerto, y fue durante este tiempo que se perdieron muchos movimientos de contenedores.

Turnes incluso mencionó que los altos costos de escaneo, y las ineficiencias por falta de inversión de la ENP, fueron algunos de los motivos por los que muchas empresas salvadoreñas dejaron de utilizar Puerto Cortés.

“Con la llegada de OPC se han recuperado los niveles de eficiencia. Queremos ser una opción para El Salvador, actualmente han vuelto 10 mil movimientos de contenedores anuales de El Salvador y queremos seguir recuperando confianza, no solo para recuperar la carga perdida, sino recibir más”, expresó.

Es ante estas necesidades de incrementar la capacidad y eficiencia, que la empresa busca continuar expandiéndose. El proyecto se divide en tres fases: la primera inicia este año y finalizará en el 2018. Para esa fecha, se prevé que habrán 350 metros de nuevo muelle, tendrá capacidad para dos grúas Post-Panamax y se realizará un calado de 14 metros; así como también cinco hectáreas de nuevo patio.

Para la segunda fase se alcanzarán 550 metros de nuevo muelle, capacidad para 6 grúas súper Post-Panamax (con capacidad de atender buques de 48.2 metros de ancho), y diez hectáreas de nuevo patio. Finalmente, se llevará a cabo la tercera fase en donde se piensa realizar un calado que llegue a los 15.5 metros; capacidad para 9 grúas Súper Post-Panamax, 4 grúas móviles y 2.5 millones de contenedores anuales.

Esta expansión también permitirá tener hasta 4,000 “reefer plugs” (enchufes para la conexión de contenedores refrigerados) y hasta 1,500 metros de nuevo muelle.

De igual manera, se construirá una nueva área de inspección, que contendrá 25 jaulas de inspección, cuatro zonas para carga perecedera y 30 posiciones cubiertas para inspección. También se creará una área para almacenaje de carga peligrosa y bastidores de almacenaje de cargas paletizadas.

A la fecha, el Puerto Cortés puede albergar 916 mil TEUS (Twenty Foot Equivalent Unit, es decir, contenedores de 20 pies de altura), posee 800 metros de muelle y 11 metros de calado. Esto significa que el resultado final de la obra llevará a la terminal marítima a un crecimiento exponencial en su infraestructura.

“Esta claro que el objetivo nuestro es poder incrementar el movimiento de carga, y lo tendremos logrando que toda la cadena logística pueda ser más eficiente”, recalcó Turnes. La apuesta de la compañía está en lograr que los exportadores e importadores puedan reducir costos a través de la eficiencia en la operación del puerto y no por bajas tarifas.

De acuerdo con Turnes, bajo la operación de la OPC, los usuarios de la terminal han experimentado una reducción de $600 por contenedor en sus costos; esto se debe a que la empresa mejoró la eficiencia. Este había sido un problema y es que con la ENP los costos de los usuarios eran más altos debido a la ineficiencia.

Para hacer un comparativo: en el último año que trabajó la ENP, se llevaban a cabo 19 movimientos de contenedor por hora; y cuatro años antes, en 2010, este había sido 21 movimientos por hora, indicativo que hubo una caída en la productividad. Para cuando entró la OPC, en el 2014 se experimentaron 31 movimientos de contenedores por hora, y anualmente este número ha ido incrementando, llegando hasta los 37 movimientos por hora en el 2015.

Pero también es importante analizar el crecimiento en movimiento de contenedores anuales en Puerto Cortes entre OPC y ENP. Hasta 2013, final de la gestión de ENP, eran 308 mil movimientos de contenedores; para el 2015, la OPC había ascendido a 364 mil movimientos anuales.

En buena medida, esto se debe a que se buscó implementar mayor productividad promedio en cada uno de los buques, y también la eliminación de tiempos de espera en bahía, según explicó Valmir Araujo, gerente senior comercial de OPC.

Araujo expresó que, desde el inicio de la gestión de OPC, se planeó aplicar nuevos procesos operativos, así como mejor equipamiento y herramientas; y la reducción de tiempos de atención al transportista.

El aumento ha sido significativo para la operadora. Según cifras oficiales, en 2014 cerró el año con un total de 582,237 TEUS y con 330,715 movimientos. Para el siguiente año, este aumentó a 628,411 TEUS y 355,132 movimientos.

El Salvador

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.