El puerto deportivo de Avilés va viento en popa

0

La navegación recreativa está de moda en Avilés. Prueba de ello es que prácticamente no hay pantanales libres en el puerto deportivo, y cada vez son más los que se animan a comprar una embarcación bien para surcar los mares o, como es más frecuente en Avilés, para la pesca. Desde el pasado 1 junio la explotación de los pantanales corre a cargo del Club Náutico Marina de Avilés-La Peñona, cuyo presidente, Mario Bada, hace un balance “positivo” de estas primeras semanas de gestión. “Considero que la transición se ha realizado de una manera tranquila: los amarres han aumentado y los usuarios están contentos”, afirma el dirigente.

Los gestores del puerto deportivo cuentan, actualmente, con unas 200 embarcaciones en sus instalaciones, que tienen capacidad para alojar 236 barcos. “Un mínimo del diez por ciento de ese total debe reservarse, por normativa, para los barcos en tránsito, por lo que nos quedan pocas plazas libres para nuevos navíos”, explica Bada. Precisamente es en la gestión y servicios que se le otorga a las embarcaciones transeúntes donde el Club Náutico Marina de Avilés-La Peñona ha realizado el principal cambio. Desde el mes de junio los nuevos administradores se encargan de dar las llaves de acceso a los pantanales a esos nuevos usuarios, además de ofrecerles un servicio de ducha, lavandería e internet; labores que antes realizaba la policía del puerto, y que ahora repercute de manera positiva en las arcas de la entidad.

Además, el puerto deportivo de Avilés cuenta con otra singularidad, ya que es, junto a Gijón, el único puerto del Estado en Asturias que es autogestionado y no depende del Principado. “Considero que con este tipo de administración podemos ofrecer unos precios más competitivos y un trato mucho más personalizado, puesto que conocemos de primera mano las necesidades de las instalaciones”, asegura el presidente.

En cuanto a los trámites de ingreso en el club, Bada asegura son “muy sencillos”. “Es necesario acudir a nuestras oficinas y rellenar una ficha con los datos técnicos de la embarcación. En base a la eslora y la manga se comprueba que haya plaza disponible para el barco y, de haberla, ya está todo solucionado”, enumera el director. Los espacios más demandados en Avilés son para botes de entre seis y ocho metros de eslora, “destinados principalmente a la pesca”; siendo el precio medio de amarre de 600 y 800 euros semestrales respectivamente.

La Nueva España

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.