ARRIBA EMBARCACIÓN DELPHINUS

0

El crecimiento y desarrollo son parte de los compromisos de la Administración Portuaria Integral de Salina Cruz con el Sureste del país. Es por eso que desde hace casi dos años ha realizado las gestiones necesarias para poder lograr la reactivación de un servicio regular para carga contenerizada, el cual se suspendió desde el 2011.

En marzo de este año se anunció el arranque del Servicio Istmo-Pac, el cual fue el resultado de la suma de esfuerzos entre la API Salina Cruz, Grupo Navemar y Marine Container Lines (MCL). Estas últimas son las empresas que, por medio de una inversión conjunta, hicieron posible el fletamento de la embarcación que sirvió para transporte de los contenedores. Es importante también mencionar que, además de las diversas gestiones, también se llevaron a cabo diversos eventos de promoción para lo cual se contó el valioso apoyo del Gobierno del Estado de Oaxaca, la Secretaría de Economía Federal, así como de organizaciones como Proméxico que en conjunto con funcionarios de la Coordinación General de Puertos y Marina Mercante fueron pieza clave en la puesta en marcha de dicho servicio.

A finales de mayo de este año los operadores del servicio deciden suspenderlo temporalmente para replantearlo, esto como consecuencia de algunos factores del entorno tales como falta de opciones de transporte terrestre y los constantes bloqueos carreteros de la región.

El pasado 28 de noviembre dio inicio en su segunda etapa el Servicio Istmo-Pac, el cual en esta ocasión ofrece dos escalas a distintos puertos en su ruta para los usuarios de la zona de influencia del puerto de origen y con escalas quincenales. Con un servicio de tráfico mixto, se realizarán exportaciones e importaciones desde Salina Cruz, realizándose transbordos Manzanillo y dando la posibilidad de realizar todos los despachos aduanales en nuestro puerto. Otra ventaja que forma parte de la nueva ruta del servicio es que realizará escalas en el puerto de Mazatlán, lo cual, a través del servicio de cabotaje, se vuelve una excelente opción logística para los empresarios que mueven sus productos del sur al norte del país y viceversa, ya que además de ser más seguro el transporte marítimo, también es más económico en comparación con las tarifas del transporte terrestre.

En esta ocasión, nuevamente por medio de la inversión de las empresas Navemar y MCL se lleva a cabo el fletamento del buque MV Delphinus, embarcación que será utilizada para la segunda fase del Istmo-Pac. Portando bandera de Antigua y Barbuda, con una eslora de 122 M y una manga de 19 M, este multipropósito tiene capacidad para 600 TEUs y conexión para 150 reefers (contenedores refrigerados). En su primer viaje llevará mercancía en cabotaje de Salina Cruz a Mazatlán, para luego incorporar en su ruta a Manzanillo como puerto de transbordo para el tráfico de altura y de igual forma para las mercancías en cabotaje que tengan como destino dicho puerto.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.