El Puerto de Huelva pone en explotación un nuevo recinto para depositar sedimentos de los muelles

0

Una parte de los sedimentos obtenidos de esta actuación contienen aportes de los ríos Tinto y Odiel, provenientes de la cuenca minera, que no reúnen las características más adecuadas para ser vertidos libremente en el mar, a pesar de no ser peligrosos para la salud conforme a normativa de residuos y directrices de dragados, tal y como se verifica con analíticas en cumplimiento de los programas de caracterización de sedimentos.

Para evitar que estos productos deterioren la calidad ambiental de la Ría e incluso las zonas marinas adyacentes, según ha precisado en una nota la Autoridad Portuaria onubense, se están depositando y confinando en el recinto número 4, construido dentro del puerto onubense con la finalidad de evitar que estén en aguas libres.

Esta técnica está considerada por los expertos como la mejor disponible en la actualidad para el tratamientos de estos productos y es utilizada a gran escala a nivel internacional, destacando puertos como Hamburgo y Rotterdam, con recintos hasta 50 veces mayores. Por otra parte, estos recintos no forman parte del Paraje Natural Marismas del Odiel ni de la Reserva de la Biosfera Marismas del Odiel, ni causa perjuicio a la integridad de los espacios Red Natura, según las resoluciones dictadas al efecto por el entonces Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Ante las denuncias de algunos colectivos, la Autoridad Portuaria de Huelva ha informado de que precisamente el hecho de que los sedimentos se confinen en estos recintos es una garantía de que los mismos no afectan a los recursos pesqueros.

ACTUACIÓN DE DESPESQUE

Además, de acuerdo con la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) aprobada, todo el proceso de vertido está sometido a un estricto plan de vigilancia ambiental que incluye una actuación de despesque y devolución a la ría de los peces que, en su momento, pudieron quedar atrapados dentro del recinto durante su construcción. Este despesque ya se ha realizado, sin perjuicio de que es inevitable que algunos de estos peces hayan quedado finalmente dentro.

Este procedimiento de mantenimiento de calados debe realizarse con regularidad cada año para mantener las condiciones que garanticen la operatividad y seguridad del puerto y de los buques. Esta actuación contribuye, además, a la mejora medioambiental de la ría y al buen estado de las aguas, dato que han avalado diferentes instituciones y voces autorizadas en la materia, como diversos estudios realizados por la Universidad de Huelva y, muy recientemente, por el catedrático en Ecología Enrique Figueroa.

Tal y como se ha informado en diversas ocasiones, esta técnica de confinamiento de sedimentos aplicada por la Autoridad Portuaria de Huelva desde hace años figura en las directrices para la caracterización del material dragado y su reubicación en aguas del dominio público marítimo-terrestre elaboradas por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medioambiente, Puertos del Estado, el Cedex y el Instituto Español de Oceanografía, como “la mejor técnica posible”.

Por otra parte, la generación de nuevos suelos mediante esta técnica se ha utilizado históricamente en Huelva, donde una parte importante del desarrollo del entorno urbano está en suelos de este tipo.

La política medioambiental de la Autoridad Portuaria de Huelva se basa en varias líneas estratégicas fundamentales, entre las que destacan la labor de vigilancia para compatibilizar la actividad portuaria con el equilibrio medioambiental del entorno, la apuesta por la recuperación de zonas degradadas y las actividades portuarias que son beneficiosas para el medio ambiente en sí mismas, como es el caso de los dragados.

 

EuropaPress

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.