Banco Mundial predice oscuro futuro en economía global

0
1 (20%) 1 vote[s]

El Banco Mundial ha rebajado su perspectiva para la economía mundial en 2019, pronosticando que el crecimiento no será superior al 2,9% y emitió una advertencia sobre el impacto de la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

En su informe sobre la economía mundial, titulado “Perspectivas económicas mundiales – Oscureciendo los cielos”, el Banco Mundial predice que el crecimiento será más lento de lo que fue en 2018.

La institución ha dicho que esto se debe a la disminución de las cifras de fabricación y al aumento de las tensiones comerciales.

Además, se espera que el crecimiento entre las economías avanzadas caiga aproximadamente un 2% en 2019 y la desaceleración de la demanda externa, el aumento de los costos de endeudamiento y la incertidumbre de las políticas también frenarán a las economías emergentes.

Se espera que la economía de China crezca entre un 6% y un 6,5%, una caída significativa en comparación con el crecimiento estimado del 6,6% en 2018. Esto se debe a una desaceleración en el crecimiento de las exportaciones y la producción, provocada por la guerra comercial con los Estados Unidos.

En cuanto a los Estados Unidos, el Banco Mundial espera que su economía se contraiga a un 2,5% desde el crecimiento del 2,9% en 2018 y en su informe describió las crecientes tensiones comerciales como “una gran desventaja para la perspectiva global”.

“Si bien algunos países podrían beneficiarse de la desviación del comercio a corto plazo, el aumento del proteccionismo comercial reprimiría la inversión y perturbaría gravemente las cadenas de valor mundiales, contribuyendo a precios más altos y menor productividad”, señala el informe.

Hablando sobre el pronóstico, la Directora Ejecutiva del Banco Mundial, Kristalina Georgieva, dijo lo siguiente: “A principios de 2018, la economía global estaba disparando a todos los cilindros, pero perdió velocidad durante el año y el viaje podría volverse aún más difícil en el próximo año” .

“A medida que se intensifican los obstáculos económicos y financieros para los países emergentes y en desarrollo, el progreso mundial en la reducción de la pobreza extrema podría verse comprometido. Para mantener el impulso, los países deben invertir en las personas, fomentar el crecimiento inclusivo y construir sociedades resilientes ”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.