Defienden asignación directa del aeropuerto a empresa de EU

0

La adjudicación directa que Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) hizo a la firma Parsons International Limited para supervisar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) sí está justificada por cuestiones de seguridad nacional.

Así lo aseguró Manuel Ángel Núñez Soto, director general del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), en respuesta a una crítica enviada por la Presidencia de la República a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), el pasado 20 de enero, por no licitar la gerencia del proyecto aeroportuario.

El documento, publicado por Grupo REFORMA ayer, asegura que el monto del contrato, por 2 mil 361 millones de pesos, supera lo permitido por la ley para asignarlo de manera directa.

Además, critica que se use el argumento de tratar de proteger la seguridad nacional, pues es una restricción que no se le debería de aplicar a la totalidad del contrato.

Sin embargo, Núñez rechaza esa postura.

“Las cuestiones de seguridad nacional están presentes en la totalidad de las actividades del Gerente del Proyecto por su integralidad, por lo que es aplicable la excepción señalada”, argumentó en el documento que responde a dichos cuestionamientos.

Además, sostuvo que no hay un monto límite para las asignaciones directas cuando se cumple con los supuestos que indican la Ley de Obras Públicas y su reglamento.

El contrato de la gerencia del proyecto costará más que el diseño arquitectónico, pero no son comparables, acotó Núñez.

El funcionario afirmó que la crítica enviada por Presidencia a la SCT no es de la autoría del Ejecutivo.

“El documento al que hace referencia la nota fue enviado por un ciudadano a la Secretaría Particular del señor Presidente de la República, de donde fue turnado para su estudio al Secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza”, dice.

“Por tratarse de un asunto de mi competencia, el Secretario Ruiz Esparza lo remitió a un servidor para su análisis”.

Otra de las críticas que hace el documento al contrato es que no se obligue a las empresas extranjeras a asociarse con firmas mexicanas como prerrequisito para participar.

Ese fue el esquema que se utilizó en el concurso para seleccionar al mejor diseño arquitectónico. Ese proceso arrojó como ganadora a la dupla formada por el despacho británico Foster+Partners y el mexicano Fernando Romero Enterprises.

Sobre este tema, el GACM explicó que, al menos, el 30 por ciento del personal empleado por Parsons para la gerencia de proyecto deberá ser de nacionalidad mexicana.

El contrato indica que Parsons International Limited elaborará un programa de trabajo para la construcción del aeropuerto; monitoreará los avances; dará seguimiento a estudios, proyectos ejecutivos y pruebas de los sistemas; gestionará permisos y otros trámites; planeará la preparación operacional y monitoreará la conclusión de las obras.

Asimismo, dará seguimiento a las controversias que puedan surgir de los contratos asignados a otras empresas.

La Opción

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.