Instan a poner fin a disputa laboral en puertos de EU

0

El secretario del Trabajo instó a los estibadores y sus empleadores, trenzados en una disputa laboral que ha perjudicado el comercio internacional en la costa oeste de Estados Unidos, a alcanzar un acuerdo lo antes posible.

Thomas Pérez llevó a cabo el martes reuniones que su oficina caracterizó como “positivas y productivas” con el sindicato de estibadores y la asociación marítima que representa a las compañías que manejan la carga de exportación e importación con Asia.

Fue su primer día completo en San Francisco, donde están las sedes de las dos partes enfrentadas, el Sindicato Internacional de Estibadores y Almacenes y la Asociación Marítima del Pacífico, la cual representa a líneas navieras que transportan carga y a los operadores de las terminales portuarias que la manejan una vez que llega al muelle.

Pérez renovó sus esfuerzos el miércoles, en momentos en que crece la presión política y económica para tratar de conseguir un contrato colectivo y movilizar el atasco de carga en 29 puertos del oeste que manejan un comercio anual de aproximadamente un billón de dólares.

Como consecuencia de la paralización de las conversaciones también se ha semiparalizado el comercio.

Decenas de barcos están anclados en el sur de California, en la bahía de San Francisco y en la bahía Puget en el estado de Washington. Aguardan lugar para descargar en los muelles, espacio que está demorando semanas en quedar libre debido a que los empleadores dejan a los trabajadores fuera de los sitios de trabajo o el ritmo de éste es disminuido forzosamente.

Pérez no tiene autoridad legal para forzar un acuerdo, pero intentará resolver las diferencias que un mediador federal no pudo zanjar.

Los dos bandos ya han alcanzado un acuerdo tentativo en cuestiones clave, incluidas prestaciones de salud y los puestos que el sindicato podrá retener en el futuro.

Y sus propuestas salariales no están demasiado alejadas entre sí. Según el contrato anterior, que expiró en julio, el salario promedio superaba los 50 dólares por hora, según la asociación marítima.

“Aunque las partes han hecho enormes progresos, el secretario Pérez destacó que es imperativo que las partes convengan un acuerdo inmediato para impedir más perjuicios a nuestra economía y más daños a los trabajadores estadounidenses y sus empleadores”, afirmó el martes la oficina del secretario del Trabajo en una declaración.
Voceros sindicales y patronales se negaron a comentar al respecto, en atención a una suspensión de declaraciones a la prensa durante las gestiones.
La cuestión que paralizó las conversaciones es si corresponde cambiar el sistema para el arbitraje de supuestas dilaciones en el trabajo, discriminación y otros conflictos.

El sindicato promueve cambios que permitan a cualquiera de las dos partes rechazar un árbitro cuando un contrato expire, típicamente después de seis años. Ambas partes tendrían entonces que acceder a un sustituto. Motiva esa demanda el deseo de reemplazar al árbitro que atiende querellas en Los Ángeles y Long Beach.

La asociación marítima desea mantener el sistema actual, según el cual los árbitros efectivamente tienen asignaciones vitalicias. La asociación ha argumentado que la presión a las reasignaciones podría hacer que los árbitros sacrifiquen su independencia por temor a ofender a una de las partes y poner en peligro su futuro.

AP

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.