Maersk abre la guerra entre los puertos de Vigo y Marín

0

El traslado de la actividad de Maersk de Vigo a Marín ha abierto una guerra entre los dos puertos de consecuencias impredecibles. La naviera, que mueve alrededor del 30 por ciento de los contenedores en Guixar, sacó a concurso sus servicios en una puja privada entre las empresas privadas que gestionan las terminales de Vigo, Marín y Vilagarcía. Sorprendentemente, o quizá no a tenor de lo que ahora se conoce, la puja -mantenida casi en secreto y gestionada desde la India- fue para la consignataria Pérez Torres del puerto de la Ría de Pontevedra, que a partir del 18 de mayo se ocupará de gestionar la llegada de los barcos de Maersk y sus depósitos, la mayoría con productos de exportación e importación de firmas del área de Vigo. Una catástrofe cuyas consecuencias están por evaluar. De momento, la comunidad portuaria ha señalado la estiba como un problema claro, como insistieron tanto Juan Martínez, de Kaleido Logística y Consignaciones y los portavoces de las asociaciones conserveros (Anfaco), Juan Vieites, y de los armadores, Javier Touza. Los tres advirtieron de que el caste está disparado por matenerse un sistema de trabajo rígido en su estructura y más caro.

La Autoridad Portuaria de Vigo ha decidido ir más allá y según confirmó ayer su presidente, Enrique López Veiga, ha remitido una carta al titular de Puertos del Estado, José Llorca, instando a que dicho ente, que coordina las radas de interés general, realice acciones que garanticen una competencia real en las mismas condiciones Se refiere a dos asuntos en concreto. Por un lado, que en Vigo funciona al 100% la sociedad de estiba, con 150 trabajadores, calificada de “rígida”, y que eleva los costes de los servicios marítimos, en tanto que en Marín se permite la contratación libre de operarios en condiciones mucho más ventajosas para las navieras y consignatarias. El Puerto de Vigo está de acuerdo con que se trata de una desventaja que ha perjudicado de forma rotunda a Vigo y llevado a Maersk a irse a Marín y exige que haya las mismas condiciones den ambas terminales.

El otro asunto, que este diario ya había apuntado, tiene mayor carga política y jurídica, por cuanto se refiere a la situación en que se encuentra el puerto de Marín, cuyo relleno comercial, de 300.000 metros cuadrados, ha sido condenado por los tribunales en sentencias firmes, y que sería la zona que ocupará Maersk. El Supremo y el Superior de Galicia han emitido sucesivas resoluciones negando cualquier posibilidad de que pueda ser legalizable y, en sentido contrario, impidiendo que una empresa pueda operar y mover contenedores sobre una superficie ilegal. Y mucho menos, que se conceda una nueva licencia de explotación. Fuentes de la comunidad portuaria viguesa indicaron que sólo haría falta una denuncia para evitar los planes de Maersk, pero todavía el pasado miércoles se negaban a dar un paso en esa dirección.

Según dijo ayer a este diario López Veiga, el cambio de planes se debe a que está dispuesto a hacer todo lo que haga falta para defender el puerto vigués. En este sentido, la indicación remitida desde la Autoridad Portuaria viguesa es clara: insta a Puertos del Estado a que proceda a prohibir las actividades en Marín en las instalaciones declaradas ilegales por el Tribunal

Supremo en sentencia firme y hasta que haya otra resolución en sentido distinto.

En paralelo, también reclama que la Comisión Nacional de la Competencia conozca el caso de que Vigo y Marín tienen distintas obligaciones en el uso de la SAGEP (sociedad de estiba) que afecta a que los operadores usen una u otra terminal. La realidad es que Vigo juega en desventaja por la estiba y que Marín prevé usar un muelle declarado ilegal.

Atlántico

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.