El Musel fue el puerto español que más mercancía movió por ferrocarril en 2015

0

El Musel es el puerto español que más utiliza el ferrocarril para mover la mercancía que entra en el barco, desde su origen o sale del mismo, hasta su destino, lo que significa que es alumno aventajado en lo que a promoción de la intermodalidad se refiere. Sus 2,76 millones de toneladas movidas por ese sistema en 2015 superan los 2,53 millones de toneladas de Valencia y los 2,38 millones de toneladas de Barcelona, según datos del Organismo Público Puertos del Estado.

 

resizer

En el conjunto de los 28 puertos de interés general del Estado fueron movidas el pasado ejercicio 13,69 millones de toneladas por ferrocarril, de forma que a El Musel le corresponde el 20,16% del total.

La salida de carbón con destino a las centrales térmicas del entorno y el tráfico siderúrgico son los principales usuarios del ferrocarril portuario en Gijón, mientras que en los ya citados casos de Valencia y Barcelona tienen en el movimiento de contenedores a su principal cliente, gracias al puerto seco de Coslada, en el caso de Valencia, y al de Azuqueca de Henares, en la conexión con Barcelona.

Cuota del 13%

Además de los puertos ya citados, que superan los dos millones de toneladas de tráfico ferroviario al año, solo otros tres puertos rebasan el millón de toneladas, circunstancia significativa si tenemos en cuenta que el sistema portuario español movió el pasado año un total de algo más de 502 millones de toneladas, de forma que la cuota del tren es sólo del 2,7%. Ese mismo dato, en el caso de El Musel, se elevó en 2015 hasta el 13%, es decir, más de cuatro veces por encima de la media.

Bilbao, con casi 1,6 millones de toneladas movidas por ferrocarril el pasado año, Tarragona, que superó los 1,34 millones, y Santander, con 1,088 millones, son los otros tres puertos españoles que superaron el millón de toneladas, si bien La Coruña se quedó a las puertas, con 0,964 millones. A gran distancia, en novena posición, se sitúa el puerto de Avilés, con 248.000 toneladas movidas, influenciado también por el tráfico siderúrgico.

Parece destacable, al analizar el protagonismo del tren en el tráfico portuario español, que el primer puerto del país, el de Bahía de Algeciras, solo movió el pasado año 86.000 toneladas por tren. En ese caso, no hay que interpretar que la carretera asume el resto de los más de 98 millones de toneladas que pasaron por Algeciras, ya que la mayor parte de ese tráfico corresponde a transbordos, es decir, a grandes barcos que llegan fundamentalmente de Oriente y dejan una carga que vuelve a salir del puerto, sin transporte terrestre alguno, a través de líneas ‘feeder’, con destino a otros puertos españoles o europeos.

Por otra parte, hasta 15 puertos, entre los 28 de interés general, es decir, más de la mitad, no han movido ni una sola toneladas en tren. Son los de Alicante, Almería, Cádiz, Baleares, Cartagena, Ceuta, Ferrol, Huelva, Las Palmas, Málaga, Melilla, Motril, Tenerife, Vigo y Villagarcía de Arosa. Curiosamente, el puerto ferrolano mueve, al igual que Gijón, una cantidad muy importante de graneles sólidos, circunstancia que propicia un esfuerzo importante de esa autoridad portuaria gallega para conectar por vía férrea la ampliación realizada recientemente al abrigo del cabo Prioriño.

En una reciente intervención para clausurar unas jornadas sobre intermodalidad celebradas en El Musel, el presidente de la Autoridad Portuaria de Gijón, Laureano Lourido, facilitó algunas cifras no ya sobre toneladas movidas en tren, sino de número de convoyes. Lourido señaló que de la estación de Aboño salieron en 2015 un total de 1.435 trenes, mientras que entre la terminal granelera EBHI y la térmica de Aboño circularon 4.200 trenes y la estación Sur, a través de la que llegan los productos siderúrgicos de Arcelor para su exportación, dio servicio a 600 ferrocarriles.

La intermodalidad de El Musel tiene sus particularidades, obviamente derivadas de su tipo de tráfico. Los datos corresponden a 2014, ya que la Autoridad Portuaria de Gijón no ha hecho pública todavía la memoria de actividad del pasado ejercicio. De los 19 millones de toneladas que, en números redondos, movió Gijón en 2014, el 10,81% utilizó el tren (queda dicho que en 2015 llegó al 13%, conforme a la estadística de Puertos del Estado y cabe recordar que se superaron los 21 millones de tráfico total gracias al incremento del carbón térmico).

El 42% de las entradas o salidas de mercancía de El Musel correspondió a la carretera, que es el modo más polifacético, en el sentido de que los camiones se adaptan tanto a mover carbón como contenedores o graneles líquidos. El camión se queda con el mayor porcentaje de los distintos modos, pero con escaso margen sobre la cinta transportadora, por ejemplo, mientras que en otros puertos el protagonismo de la carretera es mucho más acentuado y apenas existe otro modo de transporte.

Cinta transportadora

En la ya referida intervención pública de Laureano Lourido sobre intermodalidad, el presidente de la Autoridad Portuaria de Gijón informó de que el pasado año salieron de El Musel, a través de Aboño y El Empalme, un total de 228.761 camiones, que obviamente antes entraron vacíos, lo que supone una media de 1.658 camiones al día laborable.

La misma fuente indicó también que el tráfico pesado a través de la avenida del Príncipe de Asturias llegó a los 96.491 camiones cargados, es decir, 192.982 si se cuenta también el viaje en vacío, lo que equivaldría a 699 al día laborable. En total, Lourido dijo que el puerto generó el movimiento de 325.252 camiones.

Un modo de transporte poco menos que singular en El Musel, ya que es muy poco habitual en otros puertos, es la cinta transportadora, que se usa no solo para la evacuación de carbón y mineral de hierro con destino a los parques de almacenamiento de Aboño, sino también a la entrada de cemento, directamente desde la fábrica de Tudela Veguín hasta las bodegas de los barcos. El 38,51% de la mercancía que pasó por el puerto en 2014 fue movido por cinta.

Se da la circunstancia de que, por primera vez en la memoria portuaria de 2014, que sigue las pautas estadísticas que marca Puertos del Estado, se consigna un apartado específico a mercancía «sin transporte terrestre», en el que se incluye la mercancía transbordada, es decir, que pasa de barco a barco sin salir del espacio portuario. En el caso de El Musel, ese tipo de tráfico se cifró, en 2014, en el 6,69%, con 1.265.123 toneladas movidas. Básicamente corresponde al tráfico generado por Lissan Coal, la empresa de origen irlandés que importa cantidades significativas de carbón a través de El Musel para distribuirlo luego, a modo de feeder, a través de otros puertos europeos.

Los porcentajes citados varían poco de año en año. Así, en 2013, el tren movió el 10,39%; la carretera, el 35,94%; la tubería, el 0,39%, y la cinta y otros medios, que en aquel momento incluían los transbordos, el 53,28%.

EuropaPress

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.