Kazajstán otorga acceso a EE. UU. a puertos

0

Los legisladores en Kazajstán han aprobado un acuerdo que permite a los Estados Unidos utilizar dos de los puertos del Mar Caspio de la nación como puntos de tránsito para el envío de material no militar a Afganistán.

Al obtener acceso a los puertos de Aktau y Kuryk, los Estados Unidos obtendrán una opción adicional para eludir a Rusia, que anteriormente también ha proporcionado opciones de tránsito para los suministros de la OTAN a Afganistán.

Hablando el 7 de marzo, el ministro de Asuntos Exteriores de Kazajistán, Kairat Adrakhmanov, subrayó en repetidas ocasiones la naturaleza no militar de los bienes que se entregarán a través de la ruta que va desde Azerbaiyán, al otro lado del mar Caspio, hasta el este de Kazajistán antes de entrar a Uzbekistán. .

Adrakhmanov dijo que desde 2010 existe un acuerdo de tránsito entre Kazajstán y Estados Unidos. Más de 700 contenedores de bienes han sido entregados durante ese período, generando 200 millones de tenge ($ 625,000) en ingresos para las compañías locales de transporte, dijo Adrakhmanov.

El apoyo de Kazajstán llega en el momento oportuno.

Los Estados Unidos participan en una acción de dos frentes contra dos socios decisivos en el problema del tránsito en Afganistán. El gobierno del presidente Donald Trump acaba de anunciar su intención de buscar nuevas sanciones contra Rusia en una represalia contra la supuesta injerencia en las elecciones de 2016. A los ciudadanos estadounidenses ya se les prohíbe comerciar con compañías estatales rusas como Russian Railways, y estas últimas medidas publicitadas solo pueden restringir aún más las opciones potenciales de cooperación en el transporte.

Pakistán siempre ha presentado la opción de tránsito más simple siempre que sea factible, pero también han surgido problemas regularmente. Islamabad suspendió el tránsito terrestre de suministros militares estadounidenses durante ocho meses en 2011-12 después de que las tropas estadounidenses mataran a decenas de soldados pakistaníes en la frontera afgana.

Las relaciones de Estados Unidos con Pakistán han sufrido otro revés desde enero después de que Washington anunciara que suspendía lo que el New York Times calculó podría ser alrededor de $ 1.3 mil millones en ayuda militar anual. Inevitablemente, el desaire fue acompañado por un tweeted lengüeta de Trump, que acusó a Pakistán de dar a los Estados Unidos “nada más que mentiras y engaños, pensando en nuestros líderes como tontos”.

Tal es el nivel de irritación en Islamabad que Trump puede incluso empujar a Pakistán a las armas de Rusia, creando una alianza que podría obstaculizar seriamente cualquier estrategia de Afganistán.

Esta situación que evoluciona rápidamente proporciona un contexto útil para entender por qué Trump parecía tan ansioso por extender la alfombra roja para el presidente Nursultan Nazarbayev en enero. Durante su reunión en la Casa Blanca, Trump elogió a Kazajistán por su “continuo apoyo logístico y acceso a Afganistán”.

¿Esto hace que Kazajstán sea un destructor de los esfuerzos de Rusia por complicar la vida de Washington en Afganistán? Si y no. Desde la década de 1990, Astana negoció un cuidadoso acto de equilibrio diplomático entre Occidente y Oriente, un hecho que Rusia obviamente tiene en cuenta en su toma de decisiones. Dicho esto, Kazajstán ha mostrado crecientes signos de malestar por su simbiosis estratégica obligatoria con Rusia y tomado medidas tentativas para abordar esto.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.